jueves, 21 de enero de 2021

Juegos Cooperativos en línea (juego de conocimiento)

 



¿Reconoces a otra persona del grupo por su voz o una pequeña característica?

 

 

Conocimiento (10-15 minutos)

Pequeña actividad que profundiza la atención y el conocimiento interpersonal en el grupo, fijándonos en el tono de voz de cada quien. Sirve para conocer algunas características de otras personas del grupo.

Un(a) niñ@ se pone de espaldas a la cámara. Alguien del grupo dice “¿Quién soy?” y el/la niñ@ trata de adivinar quién es. Puedes dar dos o tres oportunidades. Al no estar muy segur@, el/la niñ@ puede hacer alguna pregunta fácil de contestar, sobre alguna característica de la otra persona, por ejemplo “¿tienes una hermana o un hermano?”, “¿qué mascotas tienes en casa?” o algo por estilo… y la otra persona da una breve respuesta (unas cuantas palabras). Después de la respuesta el/la niñ@ de espaldas al grupo adivina quién le contestó.

 


Buscas que todo el mundo tiene oportunidad de jugar, de espaldas al grupo y/o diciendo en voz alta “¿quién soy?”


¿Cómo te fue?

¿Te gustó el juego? ¿Reconociste la voz de tu compañer@? ¿Se parecen todas las voces? ¿Las voces son únicas? ¿Nos conocemos bien en este grupo?

 

Fuente

Adaptación virtual del juego Who Am I, recopilado en 30 cooperative games for pre-schoolers. Simply and easy for the classroom, playgroups and home por Chelsea Lee Smith. (http://www.momentsaday.com)

 

 


miércoles, 20 de enero de 2021

Juegos Cooperativos en línea (conflictos - cooperación)

 


 

Repartimos partes de un millón de pesos entre dos participantes que apuestan. ¿Quién se puede llevar la mayor cantidad de dinero?

 

Conflictos – cooperación (15-20 minutos)

Una actividad paradójica que nos ayuda a analizar la opción y la función de respuestas cooperativas aún en una situación de conflicto.

Es más fácil jugar con la cámara abierta, pero también hemos trabajado con grupos muy numerosos (estilo conferencia) utilizando el chat como forma de comunicación con l@s ‘concursantes’.

El(la) coordinador(a) dice: ‘imagínense que tengo un millón de pesos que voy a regalar a la pareja que gana más dinero en el siguiente juego. Desde ahora nadie puede hablar ni ponerse de acuerdo. Voy a nombrar a dos personas quienes pensarán en un número del uno al diez. Cuento hasta tres y juntas levantarán el número de dedos (de uno al diez) que decidieron escoger. El número más alto gana, pero dividiré el millón entre esta cantidad. Si, por ejemplo Juan muestra diez y Marina señala siete, gana el diez y se divide el millón entre diez, dejando 100,000 a Juan. En caso de empate (diez y diez, por ejemplo) se suman los dos números (en el ejemplo: veinte) y se divide el millón entre la suma, dejando a esta cantidad a cada persona (una vigésima parte del millón cada quien, o 50,000 a Juan y 50,000 a Marina). El juego sigue hasta que una pareja se lleva la mayor ganancia posible.’

Conviene hacer una pequeña tabla con las diferentes opciones, para facilitar los cálculos. Obviamente no se enseña la tabla al grupo (para no quitar la sorpresa o el misterio del juego):

Participante gana con:

Dinero ganado:

10

100,000

9

111,111

8

125,000

7

142,857

6

166,666

5

200,000

4

250,000

3

333,333

2

500,000


Participantes empatan

Dinero ganado

10 – 10

50,000 cada quien

9 - 9

55,555 cada quien

8 – 8

62,500 cada quien

7 - 7

71,428 cada quien

6 - 6

83,333 cada quien

5 - 5

100,000 cada quien

4 - 4

125,000 cada quien

3 - 3

155,666 cada quien

2 - 2

250,000 cada quien

1 - 1

500,000 cada quien


Desde este momento el(la) coordinador(a) nombra diversas parejas, cuenta hasta tres, ve los números (sus apuestas) que sugieren dichas parejas y finalmente anuncia la ganancia, recalcando que se busca la mayor ganancia. No deja que l@s participantes se pongan de acuerdo.

Normalmente se empieza con números altos, pero poco a poco van bajando cuando las parejas se dan cuenta que sus ganancias son mayores dividiendo el millón en menos partes. El juego termina cuando una pareja señala ‘uno’ y ‘uno’, un empate que permite dividir el millón entre dos (la suma de ‘uno’ y ‘uno’), dejando 500,000 a cada quien.

Insistimos mucho en el silencio durante el juego -tanto en la pareja del momento como por parte del resto del grupo- para permitir que una muy buena parte del grupo logre entender por si misma el mecanismo del juego y para crear un ambiente de mayor expectativa para “conocer la solución”.

¿Cómo te fue?

Podemos analizar las opciones “ganar-hacer perder” y “ganar-ganar” que se manifiestan concretamente en el juego. ¿Qué pasa cuando apuesto con números altos (estoy compitiendo, tratando de obtener la ganancia para mi y buscando que la derrota de la otra persona)? ¿Qué pasa cuando bajo mi apuesta -mostrando números más bajos? ¿Es posible traducir el juego a la realidad?

Fuente

Adaptación virtual de One hundred dollar game en Laver, Michael, Playing Politics, Penguin Books, 1979.

martes, 19 de enero de 2021

Juegos Cooperativos en línea

 



¿Percibes los tres pequeños cambios en el atuendo de tu compañer@?

 

Afirmación (15 minutos)

Pequeña actividad que promueve la observación atenta y la concentración en aspectos de otra persona del grupo.

Podemos trabajar en múltiples salas virtuales de reunión, o simplemente hacer el ejercicio con todo el grupo. Pides al grupo de observar con mucha atención a cierta(s) persona(s) durante 30 segundos. Después esta(s) persona(s) salen un momento fuera de vista de la cámara y cambia(n) tres detalles de su atuendo (quitar el cinturón, ponerse otro reloj, reacomodar el pelo, mover un anillo, etc) y al finalizar regresa(n) a la vista de las demás personas quienes tienen que buscar los tres cambios. Después se cambian los roles. Idealmente todo el mundo será durante unos momentos el centro de atención genuina del grupo.


¿Cómo te fue?

¿Lograste observar los tres cambios o tuviste que adivinar? ¿Qué aprendiste sobre tu capacidad de observación? ¿Qué tanto logras poner atención a la otra persona? ¿Te gustó hacerte tres cambios de atuendo y dejar que otras personas se fijaran? ¿Qué sentiste cuando otras personas notaron los cambios y te lo hicieron saber?

 

Fuente

Adaptación virtual de Masheder, Mildred, Let’s cooperate. Woodbridge, Suffolk, Merlin Press, 1997 (2), 1986, p. 24.


lunes, 18 de enero de 2021

Juegos Cooperativos en línea (comunicación)

 

 


¿Puedes dibujar lo que nuestr@ compañer@ nos comunica verbalmente?

 

 Comunicación (40 minutos)

Interesante ejercicio que sirve para analizar las limitaciones de una comunicación unidireccional.

Todo el grupo ocupa papel y lápices o plumas. Se puede trabajar en diferentes salas virtuales de reunión, o con todo el grupo junto.



Mandas un dibujo abstracto (ver ejemplo aquí arriba) a un@ o dos voluntari@s del grupo (se puede mandar por correo electrónico, por WhatsApp,…). L@s voluntari@s tratan de describir el dibujo de manera verbal al resto del grupo, sin utilizar gestos, ni trazar el dibujo con el dedo en el aire. El resto del grupo escucha y observa en silencio y trata de realizar el dibujo lo más parecido posible al original (que no pueden ver). Así se sigue durante unos pocos minutos, hasta terminar la explicación.

Todo el mundo guarda un momento su dibujo (sin compartirlo todavía). Ahora empezamos una segunda ronda de explicación con l@s mism@s voluntari@s, del mismo dibujo, con una gran diferencia: todo el mundo puede hablar, preguntar, dar retroalimentación. Durante la explicación no se vale mostrar el dibujo, trazarlo en el aire con el dedo, hacer gestos con la cara para ‘mostrar’ cómo va el dibujo… Toda la explicación y los comentarios del grupo se hacen de manera verbal.

Al terminar esta segunda ronda hacemos una pausa y todo el mundo puede mostrar sus dibujos, comentar unos momentos el proceso, comparar la primera y la segunda ronda. Podemos compartir el dibujo original en pantalla para que todo el grupo vea cómo es.

Podemos iniciar una segunda parte del ejercicio con un dibujo más complicado (ver ejemplo), con voluntari@s diferentes para dictar el nuevo dibujo, en las mismas dos rondas: en la primera ronda hablan únicamente l@s voluntari@s, en la segunda ronda todo el grupo puede hablar y preguntar (sin mostrar todavía el dibujo ni los trabajos realizados por el resto del grupo).

 


¿Cómo te fue?

Podemos analizar con calma los diferentes aspectos de la comunicación efectiva (escucha y paciencia, retroalimentación, la necesidad de construir un código común, malentendidos) en las diferentes situaciones del juego. Comparar los resultados de las dos fases del juego. Comentar las diferencias entre el primer dibujo (con figuras geométricas) y el segundo (un garabato).

 

Fuente

Adaptación virtuaI de la idea original de Leavitt y Mueller (1951) en Antons, Klaus, Práctica de la dinámica de grupos. Ejercicios y técnica. Barcelona, Editorial Herder, 1990, p. 87-91. (traducción de Praxis der Gruppendynamik, 1975, por DIORKI).


viernes, 15 de enero de 2021

Juegos Cooperativos en línea (comunicación - creatividad dramática)

 

¿Puedes adivinar la emoción específica que expresa tu compañer@ con sus manos?

 

Comunicación – creatividad dramática (15 minutos)

Favorecer la expresión corporal creativa y la expresión de sentimientos por medio de un juego.

 

El(la) coordinador(a) prepara una lista con muchas diferentes expresiones de emociones (tristeza, alegría, timidez, enamoramiento, enfado, alivio, ánimo, asombro, comprensión, descanso, fascinación, fortaleza, generosidad, cobardía, alarma, amargura, angustia, cansancio, celos, culpa, debilidad, decepción, depresión, desesperación, fatiga, molestia, preocupación, soledad, etc). Cada persona del grupo, por turno, recibe -por chat privado- alguna de estas palabras y trata de expresar este sentimiento o estado de ánimo con las manos únicamente (frente a la cámara, la mayor parte del cuerpo y la cara quedan fuera de vista, dejando que las otras personas del grupo adivinan.

En grupos maduros las mismas personas que acaban de interpretar una emoción también pueden escribir un nuevo sentimiento para adivinar y la mandan a otra persona del grupo (quien no ha participado todavía). Esta persona trata de representar la emoción con sus manos.

Después de unos minutos pueden variar las formas de expresar: tal vez con la cara (en silencio) o tal vez con puros sonidos no verbales (y la cámara apagada). ¿se le ocurren al grupo otras formas de representar y adivinar los sentimientos?

 

¿Cómo te fue?

¿Lograron expresar sentimientos con la mano? ¿Entendiste lo que te expresaron las demás personas? ¿Qué aprendiste sobre la comunicación efectiva?

 

Fuente

Adaptación virtual del juego en Limpens, Frans, Generación M. Manual de educación en derechos humanos para docentes de secundaria. Querétaro, Educación y Capacitación en Derechos Humanos, 2003, 183 pp.

 


jueves, 14 de enero de 2021

Juegos Cooperativos en línea (comunicación - trabajo en equipo)

 



 


Resolvemos un caso misterioso con ayuda de la información en 22 pistas repartidas a igual número de participantes

 

Comunicación (30-40 minutos)

Desarrollo de la capacidad de escucha y presentación ordenada de información. Fortalecer las capacidades de coordinación y organización. Manejo de frustración y espera. Integración de toda la información en una historia congruente. Discutir las fuerzas y debilidades del grupo para trabajar en equipo grande.

 

En grupos muy numerosos conviene trabajar en diferentes ‘salas de reunión’ en igual número de equipos (cada equipo con el material completo). La persona que coordina entrega la información de cada una de las 22 pistas a 22 personas diferentes. Se puede mandar por correo electrónico o por ‘chat privado’. Cada participante el equipo recibe una sola pista. Una o dos personas (en común acuerdo del equipo) puede(n) dedicarse a coordinar la discusión y/o apuntar los datos relevantes.

 

Se explica al grupo que tiene que resolver un misterioso asesinato, utilizando las pistas con información. Uniendo la información de todas las pistas juntas se puede resolver el misterio. El equipo tiene que encontrar al(a) asesin@, el arma, y determinar la hora, el lugar y el motivo del crimen (o la historia más congruente y probable, con base en la información disponible). Se tiene que reconstruir la historia con apoyo y consenso de todo el equipo. Cada equipo se organiza como mejor le parezca.

 

¡Ojo! No se puede hacer circular las tarjetas con pistas ‘de mano en mano’ (reenviarlas a otras personas, apuntarlas en el chat común, enviarlas al WhatsApp del grupo…). Cada quien comparte la información de su pista y sus opiniones de manera verbal.

 

Al final se compara la respuesta de cada equipo con la siguiente respuesta:

 

Después de recibir una herida superficial de bala del Sr. Benítez el Sr. Taibo subió en el elevador y fue asesinado por el Sr. Sotelo, mozo del elevador, con un cuchillo, a las 12:30 a.m. porque estaba celoso. El Sr. Sotelo transportó al cadáver del Sr. Taibo en su coche a un baldío a un kilómetro del departamento del Sr. Benítez.

 

¿Cómo te fue?

En este juego cada persona tiene una parte de la información que el equipo necesita. Normalmente, las pistas provocan que cada persona hable por lo menos una vez para aportar su información. ¿Cómo se organizó el equipó? ¿Se nombró a alguien para coordinar? ¿Cómo se hizo para intercambiar la información? ¿Hubo roces y problemas interpersonales? ¿Cómo se trabajaron? ¿Qué puede concluir sobre el trabajo en equipos y la comunicación en grupos más grandes?

 

Fuente

Adaptación de Juego de Misterio (1976) de l@s Sharan, citado en: Sharan, Shlomo & Sharan, Yael, El desarrollo del aprendizaje cooperativo a través de la investigación en grupo. Morón de la Frontera (Sevilla), Publicaciones MCEP, 2004, p. 44-45 (traducción de Expanding cooperative learning through group investigation, 1992, por Aurora Caparrós Cayuela). (Colección Colaboración Pedagógica, no. 13).

 

Material de entrega

Repartir las 22 pistas a 22 personas del equipo (si hay menos personas en el equipo, a algunas les tocaría más de una pista).

 

 

 

Cuando se descubrió al Sr. Taibo muerto, él mostraba un agujero de bala en la pantorrilla y otro de un cuchillo clavado en la espalda.

 

 

 

 

 

El Sr. Benítez disparó a un intruso en su apartamento a medianoche.

 

 

 

 

 

A las 12:45 a.m. la Sra. Sotelo no pudo encontrar a su marido ni el coche familiar estaba en el estacionamiento del edificio donde él trabajaba.

 

 

 

 

El Sr. Taibo había hundido virtualmente el negocio del Sr. Benítez al robarle a todos sus clientes.

 

 

 

 

 

 

El mozo del elevador contó a la policía que vio al Sr. Taibo a las 12:15 a.m.

 

 

 

 

 

El Sr. Sotelo no apareció en el recibidor a las 12:30 a.m., la hora normal de fin de la jornada laboral. Su esposa tuvo que volver sola a casa y él llegó más tarde.

 

 

 

 

La bala sacada de la pantorrilla del Sr. Taibo pertenecía a la escopeta del Sr. Benítez.

 

 

 

 

 

 

Solamente una bala había sido disparada de la escopeta del Sr. Benítez.

 

 

 

 

 

 

El mozo del elevador dijo que el Sr. Taibo no parecía estar tan gravemente herido.

 

 

 

 

 

Un cuchillo encontrado en el estacionamiento había sido limpiado para borrarle las huellas.

 

 

 

 

 

La Sra. Sotelo había estado esperando en el recibidor a que su marido volviera de trabajar.

 

 

 

 

 

El mozo del elevador terminó su turno de trabajo a las 12:30 a.m.

 

 

 

 

 

El cuerpo del Sr. Taibo fue encontrado en un baldío a un kilómetro del departamento del Sr. Benítez.

 

 

 

 

 

 

El cuerpo del Sr. Taibo fue encontrado a la 1:20 a.m.

 

 

 

 

 

 

 

El Sr. Taibo llevaba muerto cerca de una hora cuando su cuerpo fue hallado, de acuerdo con el examen médico.

 

 

 

 

 

Se encontraron manchas de sangre del grupo sanguíneo del Sr. Taibo en el sótano del estacionamiento.

 

 

 

 

 

 

La policía fue incapaz de encontrar al Sr. Benítez después del asesinato.

 

 

 

 

 

Se encontró sangre del tipo del Sr. Taibo en la alfombra de la entrada del apartamento del Sr. Benítez.

 

 

 

 

 

Había manchas de sangre en el elevador.

 

 

 

 

 

La Sra. Sotelo había sido buena amiga del Sr. Taibo y había visitado con frecuencia su departamento.

 

 

 

 

 

 

El marido de la Sra. Sotelo estaba celoso de esa amistad.

 

 

 

 

 

El Sr. Benítez llegó temblando y casi sin aliento de tanto correr a la casa de unos amigos, a cinco cuadras de departamento. Llegó a las 12:30 y se quedó allí para pasar la noche.